DOCTRINAS BAUTISTAS - LA JUSTIFICACIÓN

 

 

TEXTO: Rom. 5:1

Introducción: Hace cientos de años, Bildad, un amigo de Job (Job 25:4) preguntó, "¿Cómo, pues, se justificará el hombre para con Dios? y ¿cómo será limpio el que nace de mujer?" Este problema ha inquietado a los hombres a través de los siglos. Gracias a Dios tenemos la respuesta en la Palabra de Dios.

I. La Necesidad de ser Justificado delante de Dios.

A. Todo el mundo, cada persona, tiene la necesidad de ser justificado, porque es injusto. (Romanos 3:10). Tendría que ser perfecto para ser justo. Ninguno ha sido justo en si mismo, menos al Señor Jesucristo.

B. David no quiso ser juzgado por Dios, porque sabía que no era perfecto. (Salmos 143:2). En un juicio la persona tendría que responder por sus pecados, y ser condenado al lago de fuego.

C. Para ser justo, la persona tendría que ser perfecto en sus relaciones con Dios, con el prójimo, y con si mismo desde su nacimiento hasta su muerte. Con razón la Biblia dice, "no hay justo, ni aún uno". Si usted piensa que es justo, lea Isaías 64:6.

II. ¿Qué es la Justificación?

A. La justificación es el acto mediante el cual Dios declara justo al injusto.

B. No significa hacer al pecador justo, sino declarar que es justo, Aun los justificados no son completamente justos en sus vidas.

C. Es mas que el perdón. El perdón libra de la condena del pecado, pero no de la culpabilidad. A veces los oficiales perdonan a un reo, pero esto no significa que es culpable.

D. En la justificación, Dios no solamente perdona al pecador, sino que también lo declara justo y libre de la culpabilidad de su pecado. Delante de Dios es como si nunca hubiera pecado--Entonces tiene paz para con Dios. (Romanos. 5:1).

III. ¿Cómo pueden ser justificados delante de Dios los hombres?

A. Leyendo las citas Bíblicas notadas aquí, podemos entender que la justificación no es de uno mismo, (Lucas 16:15) tampoco viene por tratar de guardar la ley, (Romanos. 3:20) ni por vivir bien. (Isaías. 64:6).

B. ¿Cómo pues, es justificado el pecador?

1. La gracia Dios es el origen de la justificación. (Romanos. 3:24). Recuerden que "gracia" significa "favor inmerecido".

2. La sangre de Cristo es la base de la justificación. (Romanos. 5:9). Dios mira al pecador que acepta a Cristo como si no tuviese pecado porque la sangre de Cristo lo limpia de toda maldad.

3. La fe es el medio de recibir la justificación. Se trata de fe en el Señor Jesucristo como Salvador. (Romanos 3:28; 4:5; 5:1). En el momento en que cree el pecador en Cristo, es justificado delante de Dios. Es un acto instantáneo, no progresivo.

Conclusión: ¿Tiene usted paz para con Dios? La única manera de tener la paz verdadera es recibir a Jesucristo como su Salvador. Entonces será justificado delante de Dios. (Romanos. 5:1).