Entendiendo el uso de la Palabra "Amén"

 

Introducción: Aunque es usado con frecuencia, poca gente sabe el significado de la 
palabra. La palabra no fue traducida del hebreo AMAN ni el griego AMEN. 
En el idioma hebreo AMAN es usada como una partícula (nombre genérico que se aplica
a las partes invariables de la oración) ambos de afirmación (aserto, declaración solemne)
y de asentimiento (aprobación). Por eso usando la palabra afirma (asegura, sostiene) lo
que es dicho y dar aprobación a lo que ha sido oído. 

Hay tres clases de uso de la palabra AMÁN o AMÉN en las Escrituras: 

1. El uso sustitutivo. A veces AMÁN es usado en lugar de un nombre (gramático) como
en 2 Samuel 20:19, donde AMÁN es traducido «fiel». Es igual en Salmo 12:1; 31:23;
Daniel 6:4 etc. 

2. El uso afirmativo como en el principio de una verdad tremenda y la palabra AMÉN es
traducida «de cierto», vea Mateo 5:18, 26; 6:2, 5, 16, etc. 

3. Luego hay el uso optativo (que pende de opción o la admite; que expresa necesidad o
deseo) y es traducida «así sea» como en Deuteronomio 27:15; 1 Reyes 1:36; 1 Crónicas
16:36; Nehemías 5:13; 8:6; Salmo 41:13; 72:19; 89:52 etc. 

4. Las mujeres deben abstenerse de la costumbre de declarar “amén” porque la Biblia
enseña que la mujer debe guardar silencio en la iglesia 1 Corintios 14:34-35.

CONCLUSIÓN: Antes de gritar «amén» hay que pensar en que forma está usando la
palabra. 


Regreso a LITERATURA BAUTISTA