COMO DISCIPLINAR A UN NIÑO CORRECTAMENTE

PROVERBIOS 19:18


Introducción:
 
 1. ¿Por qué debo disciplinar a mi hijo? Pr. 22:6
 2. ¿Qué debe motivarme a disciplinar? Pr. 29:17
      A. Estado temporal del niño Pr. 29:15
      B. Disciplina interna del niño Pr. 20:30
      C. Estado eterno del niño Pr. 23:13, 14

Como Disciplinar:

 1. Ame a su hijo antes de disciplinarlo
 2. Nunca discipline cuando enojado (fuera de control) *espere
 3. Cuando su corazón está bien, su mano estará bien
 4. Dé disciplina y no abuso
 5. Después de que el niño sabe el mal que hizo
 6. Determine entre:  rebelión y accidente, ignorancia u olvido, desobediencia
 7. Ser fiel a disciplinar cada hecho de rebeldía y desobediencia
 8. Si posible, discipline privadamente
      A. En una habitación de la casa
      B. No en la presencia de otros niños
      C. Nunca discipline en público
 9. Discipline pronto después de la ofensa
10. Dile qué hizo mal antes de disciplinarlo
11. Si es posible, enseñele de la Biblia su error Ef. 6:1
12. Enseñele que no solo lo ha ofendido a usted, pero también ha pecado contra 
       Dios
13. Explique al niño que lo ama y que lo está disciplinando porque Dios lo 
       demanda
14. No se imponga a detenerlo para disciplinarlo
15. Haga que los varones se agarren de los tobillos - que las muchachas se 
       pongan sobre la cama
16. Haga que miren para otro lado
17. Tome su tiempo, no se apure
18. Use una paleta de madera
19. Golpeé hasta que se arrepienta
       A. No puede esperar hasta que es un joven para agarrar su atención
       B. Ciertas ofensas requieren ciertos castigos
20. Ore con el niño cuando acabe de disciplinar y se ha arrepentido *deje que 
       arregle cuentas con Dios y usted
21. Ame a su hijo y perdónelo
       A. Luego, mañana, olvide que ha tenido que disciplinarlo
       B. No traiga a memoria otra vez lo que ha hecho, después que se ha 
            arrepentido
       C. Dios no se acuerda de nuestros pecados cuando se lo confesamos y 
            nos perdona 1Jn. 1:9; Heb. 10:17	 	       

Regreso a LITERATURA BAUTISTA