De acuerdo con la doctrina católica, el papa es la cabeza de la iglesia y sucesor del apóstol Pedro. De acuerdo con esta creencia, Cristo eligió a Pedro como el primer papa, quien entonces fue a Roma y sirvió en este puesto durante veinticinco años. Comenzando con Pedro la Iglesia Católica reclama una sucesión de papas hasta el día de hoy y sobre esta creencia descansa el fundamento de la Iglesia Católica en su totalidad.